Espacio dedicado para que te pares un ratito... a leer, reflexionar, respirar sin pensar en nada, conectando contigo mism@, con tu verdad. La que te abrirá las puertas para encontrar el camino de tu propia liberación!


Y si te apetece música de fondo...



Lee y Siente... Lo que te preguntas, ya tiene respuesta en la misma pregunta


Eres lo que comes... obvio!!

Aunque no lo creas, ¡en gran parte es verdad! 

Observando el tipo de comida que consumes se puede determinar cómo eres y cómo vives. Esto también dice mucho de tu mundo psicológico.

La comida y los sentimientos están vinculados entre sí y es que hay mucha razón en eso. Por ejemplo, las personas con más falta de cariño consumen en exceso alimentos dulces a diferencia de quienes tienen mayor grado intelectual.

Las personas que aman todo lo picante es porque les gusta vivir nuevas experiencias y emociones, pero aquellos que huyen de tomar riesgos comen cosas suaves y en poca cantidad.

El temor a las espinas del pescado denota miedo a las agresiones, preocupaciones y problemas.

La comida japonesa -que está tan de moda- se asocia a personas cerradas y menos sociables, pero si te encanta la comida tropical -basada en frutas y productos frescos- seguramente eres muy sociable, relajado y amable.

 

Otros ejemplos son:

* La persona que no puede dejar de comer demuestran una falta de control en su vida.

* El que come sin apenas dedicarle tiempo, es por impaciente y nervioso.

* A quien le encanta pasar horas comiendo y masticando detenidamente, disfruta de la vida a cada segundo.

* Si separan cada alimento del plato, es por caprichoso y delicado.

* Los que comen de todo tienen una gran capacidad de adaptación.

 

Es cierto que no es cuestión de juzgar a nadie por lo que come, sin embargo, sí que existen tendencias generalizadas a considerar por ejemplo a los vegetarianos/veganos, como personas tranquilas y pacíficas, o los consumidores de mucha carne son más fuertes y temperamentales.