Un poco de historia

La tisana Essiac es una mezcla de varias plantas medicinales que una paciente recibió de un chamán de la tribu canadiense Ojibway o Chipekua. Esta paciente lo comentó a la enfermera René Caisse, que la había tratado junto con su médico anteriormente de un cáncer de mama sin éxito. La enfermera contacto con el chamán que le facilitó la fórmula y ella empezó a probarlo con varios pacientes que se fueron recuperando rápidamente. A esta fórmula de cuatro plantas la bautizó con su apellido (Caisse) al revés y lo llamó Essiac.

En 1922 abandonó el hospital en el que trabajaba como enfermera y marchó a Ontario (Canadá) donde empezó a divulgar, entre personas con cáncer, el remedio que había conocido. Su arduo trabajo tuvo tal repercusión que, viendo sus resultados satisfactorios, en 1938 el gobierno canadiense estuvo a punto de legalizarlo como una medicina para pacientes con cáncer.

A lo largo de su vida, junto a diferentes doctores, trató a miles de pacientes de cáncer. Estos ya venían diagnosticados por sus propios doctores y muchos ya habían recibido diferentes tratamientos. Se documentaron miles de casos con la evolución de cada paciente. Según testimonios de la época muchas personas lograron sanar de su enfermedad e incluso en casos muy graves (en los que la persona acababa falleciendo) la familia confirmaba que el paciente había tenido una mejor calidad de vida.

La vida de esta enfermera no fue fácil ya que junto a la alegría de ver como personas en teoría desahuciadas podían mejorar, encontró siempre la oposición de la mayoría de la clase médica y de las poderosas empresas relacionadas con la salud. Al final sólo podía trabajar con pacientes con cáncer terminales y siempre que no cobrara nada por ello.

Todos sus documentos fueron quemados por las autoridades tras su muerte en 1978 y su remedio fue prohibido en muchos países por "falta de rigor científico". En otros países se prohibió alguna planta como la Acedera (Rumex Acetosella) y la mayoría de editoriales recibieron presiones para que no editaran libros sobre el tema.

Documental sobre el Essiac con Rene Caisse


La industria farmacéutica en contra de la salud

 

 

Esta biografía no es un caso excepcional, ya que los gobiernos, aliados de la industria farmacéutica, gastan millones en tratamientos para el cáncer, el SIDA y otras enfermedades graves, que son carísimos y a menudo con terribles efectos secundarios y en cambio son incapaces de invertir en el estudio, mejora y divulgación de remedios naturales que puedan beneficiar a su población.

 

¿Por qué? Porque en general la salud ya no está en sus manos. A nivel mundial las grandes corporaciones son las que dictaminan qué es científico y seguro para la salud o no. El interés, en general, no está en curar a los pacientes sino que estos se sometan a carísimos tratamientos que sólo estas grandes empresas con sus ultimísimos estudios pueden ofrecer a la sanidad pública. Todo lo que suene a barato, eficaz y que no necesite de ellos no interesa y hay que hacerlo desaparecer.

 

PUEDES AMPLIAR ESTA INFORMACIÓN EN NUESTRO APARTADO DE RECURSOS

 

La Farmafia

Hoy en día existe muchísima información real y comprobada de esta situación, como por ejemplo el libro de la Doctora Ghislaine Lanctôt "La mafia médica" y es importante que se haga saber para que todo el mundo tenga la oportunidad de elegir un método de tratamiento natural, no invasivo y no agrasivo que ayude a su sistema inmune a deshacerse de la enfermedad.

 

Por este motivo creamos esta web, para difundir voluntariamente y sin ánimo de lucro este producto que consideramos es una solución natural a muchas enfermedades muy comunes y también como modo de prevención para eliminar toxinas del organismo.