Qué es la tisana Essiac

El Essiac o Essica* es una tisana (no contiene ningún tipo de té, ni teína) compuesta por 4 plantas medicinales que se han utilizado tradicionalmente en Canadá por los indios nativos Ojibwa para desintoxicar el organismo y recuperar la salud.

 

Fue descubierto para el "mundo occidental" en 1922 por Rene Caisse, una enfermera canadiense. Ella informó que la fórmula original provenía del chamán de los indios canadienses Ojibwa o Chippewa. Caisse bautizó el té con su propio apellido deletreado al revés.

 

Las 4 hierbas principales en Essiac son la raíz de Bardana (Arctium lappa), Ruibarbo indio (Rheum palmatum), Acedera (Rumex acetosella) y la corteza interna del Olmo americano (Ulmus fulva o Ulmus rubra).



Las propiedades de sus plantas

Bardana (Arctium lappa)

Es la planta más importante de la formulación. Es un poderoso purificante de la sangre y la linfa. Estimula la eliminación de toxinas, el funcionamiento hepático y el sistema digestivo. Contiene inulina, que fortalece órganos vitales como hígado, páncreas y bazo. También reduce la mucosidad y evita la formación de cálculos. Promueve el flujo de bilis y elimina el exceso de fluido en el cuerpo. Ayuda a remover infecciones del tracto urinario, hígado y vesícula. Su contenido en vitamina A y selenio ayuda a eliminar radicales libres y el cromo regula los niveles de azúcar en sangre.

 

Acedera (Rumex acetosella o acetosa)

Ha sido un remedio casero contra el cáncer durante mucho tiempo en Europa y América. Alivia las úlceras internas y aplicada sobre la piel ayuda a resolver problemas como eccemas y soriasis. Su riqueza en vitaminas y oligoelementos minerales, nutre el sistema glandular. Contiene silicio, elemento necesario para los nervios y la capa de mielina que los protege. Limpia la sangre y mejora la función de hígado y páncreas, estimulando el crecimiento de tejido nuevo. Reduce el daño causado por las quemaduras de radiación y aumenta la resistencia a los rayos X. Mejora el funcionamiento del sistema circulatorio, intestinal y respiratorio. Ayuda en la remoción de depósitos extraños en las paredes de los vasos sanguíneos. Aumenta el nivel de oxígeno en las células de los tejidos.

Olmo americano (Ulmus fulva)

Como tónico, fortalece órganos, tejidos y membranas mucosas, especialmente pulmones y estómago. El principal componente es un mucílago que contribuye a la eliminación de desechos tóxicos. Ayuda a nutrir y restaurar el plasma sanguíneo y la linfa. Promueve la curación rápida de quemaduras y laceraciones. Mejora el estado de la flora intestinal y calma el asma. También alivia la acidificación corpórea.

Raíz de Ruibarbo (Rheum palmatum)

Actúa como laxante suave (estimula la secreción de bilis hacia los intestinos) y depura el organismo (especialmente el hígado) de toxinas y desechos. Contiene ácido málico, que mejora la oxigenación del organismo y estimula el proceso de curación. Posee una sustancia (rhein) que inhibe la acción de bacterias que provocan afecciones como la candidiasis en los intestinos. Ayuda a reducir la fiebre y la inflamación. Los estudios demuestran que posee propiedades antibióticas y antitumorales.

La receta mejorada del Té Essiac de 8 hierbas

René Caisse, su descubridora, investigó durante 10 años en la clínica y el laboratorio del Dr. Brusch en Massachusetts cómo mejorar la potencia de sus ingredientes y por ese motivo concluyó que el reposo de 12 horas de las hierbas tras su hebullición durante 10 minutos, extraía toda la esencia sanadora de las plantas.

 

Aunque después de preguntar a varios fitoterapeutas reconocidos, nos informaron de que, al ser una mezcla de varias partes de plantas (raíz de ruibarbo y corteza de olmo junto con las hojas y flores de la acedrilla y la bardana) si hervimos las hojas y flores 10 minutos perderán sus propiedades, y que éstas se extraen sobre todo al hervir brevemente durante 1 minuto y dejar reposar 12 horas.

 

También investigó su combinación con otras plantas, y llegó a la conclusión que mezclando las 4 hierbas de la receta original con Trébol rojo (Trifolium pratense), Kombu (Saccharina japonica), Cardo bendito (Cnicus benedictus) y Berro de agua (Nasturtium officiale) en dosis pequeñas se potenciaban las 4 principales.

 

Nosotros nos preguntamos porqué se usó el Cardo bendito en vez del mariano (Silybum marianum) que tiene reconocidas propiedades hepatoprotectoras, que ayuda a proteger las células sanas del hígado y regenerar las enfermas. En cambio, el bendito es mucho menos potente. Así que decidimos hacer esta modificación para potenciar la fórmula.

Las propiedades de las nuevas plantas añadidas

La fórmula del Té Essiac que aquí ofrecemos es la última fórmula del té Essiac que el Dr. Charles Brusch y la enfermera René Caisse investigaron y probaron antes de la muerte de Rene Caisse.

 

Trabajaron juntos durante muchos años tratando de incorporar hierbas adicionales a las cuatro hierbas de Essiac originales en una proporción que lograra una eficacia óptima. Esta investigación y prueba con pacientes se llevó a cabo en el Brusch Medical Center de Cambridge, Massachussets, en pacientes con cáncer terminal.

El Essiac de cuatro hierbas original de Rene Caisse fue utilizado por pacientes enfermos, muchos de ellos con cáncer terminal, con resultados positivos. Esta fórmula original estaba compuesta por raíz de bardana, acedera, corteza de olmo rojo y raíz de ruibarbo turco.

 

René Caisse agregó cuatro hierbas, que sabía que poseían propiedades medicinales asombrosas, a su fórmula original. Estas hierbas han sido utilizadas durante años, y en algunos casos siglos, para curar enfermos.

 

Son el cardo mariano, el alga marina kombu, el trébol rojo y el berro de agua.

 

Las propiedades medicinales de estas hierbas lograron lo que se había propuesto hacer René:
Incrementaron la eficacia general de la fórmula original del Té Essiac y volvieron a dicha fórmula original un tanto obsoleta. ¿Por qué usar algo bueno cuando se puede usar algo mejor?

Cardo mariano (Silybum marianum)

  • El cardo mariano tiene una función reparadora o regeneradora del hígado y por ello colabora en el tratamiento de la hepatitis, de la cirrosis y tras el abuso del alcohol.
  • En el tratamiento del Sida (VIH) los antirretrovirales son muy utilizados y se utiliza el Cardo Mariano para compensar o prevenir el posible daño hepático por tanto medicamento.
  • Estimula la secreción de la bilis siendo por ello muy recomendado en caso de digestiones lentas y piedras en la vesícula.
  • Puede ser útil en algunos dolores de cabeza (cefaleas y migrañas) de origen hepático. Son aquellas que solo se producen cuando comemos alimentos pesados o que no nos sientan bien.
  • El cardo mariano fomenta la producción de proteínas en las células del hígado, estimulando el crecimiento de células nuevas y permitiendo que las dañadas se regeneren.

 

Precauciones con el Cardo Mariano

Aunque en general no tiene ningún efecto secundario hay que tener en cuenta que alguna persona con tendencia a la hipertensión observa que sus parámetros le han subido aún más. O sea, si la persona es hipertensa solo debe tomar esta planta bajo supervisión médica. Algunas personas también observan que sus heces (excrementos) son más blandas.

 

Alga Kombu (Laminaria japonica)

 

Remineraliza, reduce el azúcar en sangre, elimina grasas, fortalece intestinos, baja la tensión, facilita la absorción de nutrientes, ayuda a recuperar el peso normal.

 

Esta alga aporta mucho yodo y habría que advertirlo a nuestro naturópata en caso de hipo o hipertiroidismo para que nos aconseje la versión que tomar.

Trébol rojo (Trifolium pratense)

Antibiótico, elimina toxinas, antiespasmódico, expectorante, alivia mucosas del sistema respiratorio, antiinflamatorio cutáneo, laxante, estimula el apetito, el hígado y la vesícula. Puede inducir a la reducción tumores y a mejorar sistema inmune.

Contiene estrógenos, aunque hay poca cantidad en cada bolsa, así que es conveniente advertirlo a nuestro naturópata o testarlo con un kinesiólogo o especialista bioenergético para saber si en ciertos casos de tumores hormonodependientes pudiera afectar.

Nuestra experiencia con el test de kinesiología en numerosos casos de este tipo es que el cuerpo ha elegido tomarlo, es decir, a nuestro entender, no perjudica sino que mejora la sintomatología.

Berro de agua (Nasturtium officinale)

 

Tiene un alto contenido de vitamina C, es decir, es un antioxidante y cicatrizante muy potente. Se utiliza como tónico general y se cree que su sabor amargo regula el apetito y mejora la digestión. Se puede utilizar para aliviar los problemas nerviosos, la estreñimiento y los trastornos hepáticos.

 

El berro es un remedio natural popular para la tos, la bronquitis y el cáncer de pulmón. Contiene una sustancia asombrosa llamada rhein, que inhibe el crecimiento de las bacterias patógenas en los intestinos. También se cree que el rhein es eficaz contra la Candida albicans (candidiasis), la fiebre y la inflamación y el dolor. Elimina toxinas, protege la vista y la piel, fortalece huesos, músculos, pelo y uñas, cicatrizante, diurético, expectorante.


Las propiedades de estas plantas combinadas

Potente antioxidante, regenera tejidos, refuerza el sistema inmunológico, desintoxica el organismo a través la sangre y la linfa, limpiando las glándulas, el hígado, la vesícula y los riñones, aumenta el nivel de energía y el buen humor, ayuda en los problemas de salud de los siguientes tipos: tumorales, degenerativas, crónicas y leves. Elimina grasas, parásitos, toxinas y metales pesados del organismo, fortalece y regenera tejidos, descongestiona, regula el colesterol y el azúcar, calma el dolor. Puede aumentar el apetito, ser diurético y laxante.

Beneficios reportados

Un buen número de libros bien referenciados y documentados han sido escritos sobre Essiac. Esta lista ha sido extraída del librito de James Percival: The Essiac Handbook.

 

Los autores reportan las siguientes actividades terapéuticas de este remedio:

1- Previene la creación de depósitos adiposos en paredes arteriales, en corazón, riñones e hígado (colesterol, tensión alta, sobrepeso).

2- Regula los niveles del colesterol ya que transforma el azúcar y las grasas en energía (colesterol, diabetes).

3- Destruye los parásitos del sistema digestivo y en el resto del cuerpo (estreñimiento, contagios).

4- Contrarresta los efectos del aluminio, el plomo y envenenamiento por mercurio (desintoxica y purifica).

5- Fortalece y tensa los músculos, órganos y tejidos.

6- Hace fuertes y flexibles los huesos, ligamentos conectivos, pulmones y  membranas para que sean menos vulnerables al estrés y sus estragos (osteoporosis, artritis, asma, cansancio, poca flexibilidad).

7- Nutre y estimula el cerebro y el sistema nervioso (alzheimer, parkinson, falta de memoria, de sueño).

8- Promueve la absorción de fluidos en los tejidos (edemas, inflamaciones, infecciones, mala circulación).

9- Remueve las acumulaciones tóxicas en la grasa, linfa, médula ósea, vejiga y conductos alimenticios (toxinas, metales, residuos del propio organismo).

10- Neutraliza los ácidos, absorbe y elimina las toxinas en los intestinos (desintoxicación, úlcera).

11- Limpia los canales respiratorios disolviendo y expulsando la mucosidad (gripe, anginas, faringitis).

12- Libera al hígado de su carga tóxica, convirtiendo toxinas grasas en sustancias solubles en agua, que de ese modo pueden ser fácilmente eliminadas por los riñones (limpieza hepática, vivir sano).

13- Asiste al hígado en la producción de lecitina, la cual forma parte de la vaina de mielina, una lipoproteína de color blanca que envuelve las fibras nerviosas (alzheimer,enfermedades nerviosas y mentales).

14- Reduce y elimina los depósitos de metales pesados en los tejidos (aquellos que rodean las articulaciones, especialmente) para reducir la inflamación y  rigidez (artritis, artrosis, gota).

15- Mejora la función del páncreas y el bazo por medio del incremento de la  efectividad de la insulina (diabetes).

16- Purifica la sangre (salud y felicidad).

17- Incrementa la producción de células rojas y las previene de rupturas (anemia).

18- Incrementa la habilidad del cuerpo de utilizar oxígeno por medio del  aumento del nivel de oxígeno del tejido celular (antioxidante, rejuvenecimiento).

19- Mantiene y regula el equilibrio entre potasio y sodio en el cuerpo, nutre y limpia las células (claridad mental, concentración, inteligencia).

20- Convierte la sustancias cristalinas venenosas de calcio y potasio en sustancias inofensivas haciéndolas solubles en la orina. Regula la cantidad de ácido oxálico distribuido a los riñones, esto reduce el riesgo de formación de  piedras en vejiga, tracto urinario y riñones (cólicos nefríticos).

21- Protege contra las toxinas entrantes en el cerebro (aturdimiento, pesadez).

22- Protege al cuerpo de radiaciones de rayos X.

23- Calma el dolor, aumenta el apetito y provee más energía y sensación de bienestar (itis y algias, cáncer).

24- Acelera la curación de heridas regenerando el área dañada (plaquetas).

25- Incrementa la producción de anticuerpos como linfocitos y células T en la glándula timo, la defensa de nuestro sistema inmunitario (sida).

26- Inhibe y destruye quistes benignos y tumores (cáncer).


Advertencia

Essiac no es un medicamento ni una panacea contra cualquier enfermedad, y la combinación de sus componentes tiene efectos diuréticos y laxantes (desintoxicantes y purificantes), así que es conveniente consumirlo bajo supervisión de su médico o terapeuta.